PÉRDIDA DE PESO

Me gusta empezar siempre con una charla previa con el cliente antes de comenzar cualquier tipo de entrenamiento. En este caso, para que tome conciencia de sus hábitos alimenticios, y que comprenda que ejercicio y comida siempre van de la mano.

Después de esa primera reunión, trabajaremos con un método personalizado de ejercicios aeróbicos y anaeróbicos combinados, de manera que las sesiones de entrenamiento sean más dinámicas, llevaderas e incluso divertidas.

 

TONIFICACIÓN MUSCULAR

En este caso, lo que queremos conseguir después de la valoración inicial es una rutina de entrenamiento personalizada, en función de un objetivo real que marcaremos: crecer muscularmente o reducir índices de grasa.

Para ello, dividiremos las sesiones de entrenamiento por grupos musculares e iremos trabajando con pesos adaptados a cada constitución, teniendo en cuenta también de qué base partimos (sin experiencia o deportista). Las rutinas siempre serán guiadas, llevando así el control de los ejercicios, los pesos, y superando cada semana nuevos retos.

Es un trabajo lento y, sobre todo, de mucha constancia. Intentaremos mantener la motivación alta desde la primera sesión, sabiendo que no se consiguen resultados enseguida.

 

TRABAJO EN EQUIPO

A lo largo de todo este tiempo, he comprobado algo: si alguien entrena contigo, se lleva mejor.
Por eso me gusta implicarme un pasito más que un entrenador convencional, y ayudar en ciertos ejercicios como pueden ser sesiones de abdominales en pareja o realizar de manera dual un mismo ejercicio, con una idea clara: si yo puedo, tú también.

La intención es olvidarnos de muchas barreras con las que llegamos al gimnasio: miedos, vergüenza, desmotivación...Cuando el entrenador también "suda la camiseta" y hace que tus sesiones sean diferentes y cercanas, esas inseguridades desaparecen.

RE-EDUCACIÓN POSTURAL

Lo más frecuente es encontrarnos casos de lesiones o limitaciones físicas por malos hábitos durmiendo, sentados o incluso en el trabajo. Muchas veces los normalizamos rindiéndonos o asumiéndolos como algo común, pero también podemos trabajar para eliminarlos con ejercicios específicos adaptados a nuestros cuerpos.

Realizaremos un estudio previo de las lesiones, limitaciones o incluso desviaciones que nos acompañan desde que nacemos, como la escoliosis, que según el grado se puede mejorar fortaleciendo zonas de la espalda con una buena rutina de entrenamiento: utilizando poleas con peso, mancuernas, pesos libres o infinidad de material del que podemos disponer en un gimnasio.

 
 

SUPERACIÓN DE CREENCIAS LIMITANTES

Hemos hablado de la parte física y dietética del entrenamiento, pero no debemos olvidar otro factor fundamental que nos influye a la hora de hacer ejercicio: aquellos límites mentales que creemos tener o que nos auto-imponemos.

Todos llegamos con unas expectativas no siempre al alcance de nuestra condición física. Me gusta ayudaros a ver algo muy importante: "lo que sirve para el de al lado, no sirve para mí, porque yo soy único". Esa es la base de un buen comienzo a la hora de ir a por nuestra mejor versión. Demostraremos que eres capaz de hacer más cosas de las que nunca hubieras imaginado, a nivel deportivo.

¿Cómo? Con una rutina de entrenamiento hecha a medida, trabajando poco a poco pero con muchas ganas, y haciendo que te re-descubras y mentalices de que la mayoría de los límites son "un invento de tu mente y de tus miedos".